La Casona del poeta Benito Bonifaz


La Casona del poeta Benito Bonifaz


Formó parte de la “Columna Inmortales” que fundó el artesano Javier Sánchez para luchar contra el gobierno de Castilla y la Constitución liberal de 1856. Él mismo, pistola en mano, dirigió el fuego de los cañones del “Malakoff” de Santa Teresa. Tenía 26 años y lucía galones de teniente coronel, cuando cayó abatido al pie de su cañón.

El joven poeta Bonifaz fue conocido como el “Tirteo arequipeño”. Compuso varios poemas que fueron publicados en la “Lira Arequipeña”, que, en 1889, editan Manuel Pío Chávez y Manuel Rafael Valdivia.

Su poesía refuerza la identidad de Arequipa. Y, al mismo tiempo, contribuye a forjar la idea de un pueblo heroico y valeroso, que arriesgaba la vida en calles y plazas, por defender sus ideales políticos.

Después de la muerte del poeta, la familia Bonifaz siguió ocupando la casona de la calle San Francisco 308, hasta que el año de 1911 las señoritas Carmen Bonifaz y Herminia Bonifaz Fonseca, la vendieron a Juan Bustamante y su esposa Leonidas Mostajo de Bustamante. La escritura pública de compra – venta fue otorgada ante el notario José María Tejeda, el 11 de febrero de 1911.

Posteriormente, el inmueble fue vendido por la señora Leonidas Mostajo viuda de Bustamante a Edilberto Zegarra Ballón, mediante escritura pública de fecha 10 de enero de 1942, otorgada ante notario J. Enrique Osorio Franco.

Hoy es propiedad del Gobierno Regional de Arequipa, y desde el martes 22 de marzo del 2011, en histórica inauguración que contó con la presencia del Premio Nobel Mario Vargas Llosa, se ha convertido en la sede central de la biblioteca regional que lleva su nombre, en reconocimiento a su trayectoria y obra literaria.

La casona donde vivió y murió el poeta Bonifaz, con la creación de la biblioteca regional, se convierte en uno de los centros de la vida cultural de Arequipa.